• +34 934 442 846

Terapias

Nuestro equipo de profesionales te ofrecen tratamiento médico y psicológico a través de una psicoterapia específica para ayudarte en tus dificultades emocionales y relacionales de cualquier índole.

En caso necesario ofrecemos un psicodiagnóstico para cuantificar y conocer los límites concretos de dichas dificultades y también el pronóstico y tratamiento de mejora y restablecimiento. Trabajamos con psicoterapia y/o psicoanálisis individual, de pareja y grupal y de familia, así como ofrecemos psicoterapia para niños y adolescentes.

  • Psicoterapia individual

    No puedo vivir tranquilo/a, no duermo bien, le doy demasiadas vueltas a las cosas, no puedo dejar de pensar. El trabajo me ayuda a sentirme acompañado/a por algunos compañeros, aunque a veces lleguen a molestarme con tantos ánimos que me quieren dar y es que se dan cuenta de que no lo estoy pasando bien. No sé cómo salir de esto. Cada vez me comprendo menos, creo que no me conozco para nada y a veces pienso, incluso, que soy mi mayor enemigo/a. No me quiero ni valoro. ¿Seré muy autoexigente?

    He perdido las ganas de hacer las cosas, la alegría de vivir. Me duele todo el cuerpo, me siento molesto/a y enfado/a conmigo y con el mundo y realmente no sé exactamente por qué. A veces me siento muy infantil porque necesito tanto que me comprendan y es que no soporto los reproches. Cada vez me encierro más en mi mismo/a y no me atrevo a hablar ya con nadie por miedo al rechazo. Necesito ayuda.

    Siento que mis intentos de relacionarme con una pareja siempre salen mal. Acaban dejándome o yo mismo/a aburrido/a de esa persona. Quisiera tener una relación más sana pero no sé cómo mejorarlo. Siento que mi vida se me escapa, que el tiempo pasa y que no voy a poder tener hijos por llegar demasiado tarde para ello.

    Acabo de separarme de mi pareja y no sé cómo lo voy a soportar. Es la mayor desilusión que podría llevarme. La verdad es que ya nos llevábamos bastante mal, más bien, no nos llevábamos. Sentía tan poca confianza y apoyo que a veces pensaba que estaba con alguien extraño. Sin embargo, me he acostumbrado a estar en compañía y no sé cómo sobrellevarlo.

    Siento añoranza de mi vida en mi país. Me vine aquí buscando una vida más próspera, pero echo mucho de menos a los míos, a mis costumbres. Aquí me siento muchas veces solo/a, me siento un extranjero/a. El tiempo pasa y también se aleja el arraigo a mis costumbres, ya no sé de qué lugar soy. ¿Estaré perdiendo mi identidad?

    La psicoterapia va dirigida a personas que están pasando situaciones que no saben cómo sobrellevar por ansiedad, angustia, inseguridad, timidez, miedos que nos les dejan avanzar en sus vidas, en general. Personas fóbicas o rasgos fóbicos desencadenantes de todas sus crisis de ansiedad, que se obsesionan desmesuradamente o que se sienten tristes o deprimidas y no saben cómo controlarlo.

    También se dirige a personas en duelo, con algún familiar enfermo o fallecido y han quedado solas y necesitan ayuda para elaborar su duelo y ayuda para darle impulso a su vida.

    Mediante el tratamiento psicoterapéutico buscamos mejorar la calidad de vida emocional de las personas para poder alcanzar una mejor relación consigo mismos y con los demás. Para ello, una vez establecido un vínculo afectivo entre paciente y terapeuta y, a través de esa relación, se le ayuda al paciente a aliviar sus sufrimientos, encontrando las causas y modificando patrones e impulsando su desarrollo personal con más libertad para sentir, pensar y actuar y mayor autoestima. 

  • Parejas

    ¿Qué me pasa con mi pareja? Cada día me siento más alejado, como si viviera con un extraño. Creo que ya no se interesa por mi y siento desconfianza por lo que pueda hacer a mis espaldas. Me da miedo pensar que podemos romper, ya que nuestra relación va de mal en peor, no puedo imaginarme la ruptura. ¿Tendré una dependencia enfermiza hacia mi pareja? ¿Qué puede pasarme si me deja? Sería capaz de aguantar cualquier cosa que me hiciera con tal de que no me deje. Sería el fracaso más grade de mi vida, en este momento. Sé que no es nada bueno para mi el pensar así.

    La convivencia genera roces, la rutina, los problemas de la vida cotidiana y la mala gestión de conflictos son causas, entre otras, de desgaste de la pareja.

    La psicoterapia ayuda a darse cuenta sobre qué está causando problemas bien sea por falta de comunicación, desconfianza, dificultades en el trabajo, problemas con los hijos, enfermedades y cuidados, diferencias culturales, celos, miedos, desinterés en el sexo, infidelidad, etc.

    En el tratamiento terapéutico se evalúa la historia de la pareja y se ayuda a resolver crisis y conflictos, a mejorar los vínculos afectivos para una mejor comunicación y convivencia.

  • Niños y adolescentes

    Mis padres no me entienden. Me siento solo/a y harto/a de que me digan lo que tengo que hacer y de recibir broncas por todo lo que hago. Me castigan por todo. En el colegio me miran como bicho raro y cada vez me aíslo más.

    Tengo unos amigos con los que me siento bien porque se parecen a mi, a ellos les pasa lo mismo, pero temo que acabe por no caerles bien, tampoco. También tengo miedo de que mi madre o mi padre se enteren porque no son muy adecuados, se drogan y a veces se meten en líos. A mi me gustan porque me hacen sentir especial y como ellos.

    Mi hijo/a no se adapta bien, se encierra en sí mismo, no quiere comunicarse, no quiere ir al colegio haciéndome sentir impotencia y dolor. Ha empezado a enfadarse mucho hasta perdernos el respeto. No sé qué le pasa, no puedo entenderlo. Los problemas cotidianos me hacen perder la paciencia con mi hijo/a y parece que él/ella todavía se ofusca más. Me da mucha pena.

    La psicoterapia ayuda a los padres a sentirse menos culpables y estar más atentos, más conscientes de sus propios sentimientos y pensamientos para estar más abiertos a los de sus hijos, ayudarles a crear una conexión emocional con sus hijos para que puedan interactuar de una forma más propicia y mucho más provechosa. El crecimiento y desarrollo tanto de los hijos como de los padres, va proporcionando una actitud de apertura de compresión y de entendimiento que nos lleva a unas mejores y más sanas relaciones con nosotros mismos y con los hijos, dándole a éstos más seguridad.

    El tratamiento está dirigido a menores y a sus cuidadores, cuando éstos experimentan dificultades emocionales y en su comportamiento, (dificultades en el habla, de adaptación, actitud de aislamiento, actitudes difíciles en el hogar, rabietas, rechazo a ir a la escuela, bullying, etc.)

    En la ayuda terapéutica es imprescindible crear una atmósfera de confianza y de apoyo emocional en donde el menor se sienta seguro y comprendido a través del vínculo con el terapeuta. El jugar, dibujar además de hablar, son maneras de compartir sentimientos e ir resolviendo problemas. La psicoterapia ayuda a regular las emociones y a resolver conflictos relacionales, a sentir menos ansiedad y más autoestima.

  • Familia

    La familia sea biológica o adoptiva es fundamental para el desarrollo de los seres humanos donde se adquiere un modelo relacional de actuación y comunicación con el mundo.

    En el tratamiento se observa y se trata de modificar patrones de relación entre los miembros, intentando mejorar la comunicación y resolver conflictos, al examinar y analizar los problemas entre los miembros en las interacciones familiares.

  • Grupos

    Es un tratamiento dirigido a personas con dificultades para relacionarse o con inadaptación social en general (fobias sociales, etc), con inhibiciones muy marcadas (miedo a expresarse, no hablar por temor a ser rechazado, dificultad para relacionarse con los desconocidos, etc.)

    Es un encuentro relacional por excelencia, es pasar de lo individual a lo social, aprender a vivir con los demás y con uno mismo. La comunicación entre los diferentes miembros facilita la comprensión de los estados emocionales conflictivos de cada uno.

    En el tratamiento se llega a una solidaridad en el grupo, a una espontaneidad para hablar, a sentirse comprendido y no temer a expresarse, y esto hace disminuir la soledad y los sentimientos de inseguridad e inferioridad de sus miembros. Además, la universalización de los conflictos hace que cada persona comprenda y vivencie que su problema no es el único, sino casi universal y que es compartido con los demás. Esto les lleva a reflexionar sobre uno mismo, sobre la familia, sobre su lugar en el mundo, etc.

    La socialización, una vez lograda facilita el desarrollo armonioso de la personalidad. El grupo terapéutico es una sociedad en miniatura donde puede lograr una completa madurez emocional si es capaz de vivir adecuadamente en sociedad.

© 2010 - 2019 · Centro Internacional de Psicología
Codi de Registre de Centres, Serveis i establiments Sanitaris: E08620580

Sitio creado por 08921 Solucions Creatives